Qué sabes de La iglesia Parroquial de Sant Pere

La iglesia Parroquial de Sant Pere es un edificio construido con estilo gótico que solo ha tenido un uso religioso durante su historia. El diseño de este templo ubicado en la ciudad de Figueres es realmente romántico. La iglesia parroquial de San Pedro tiene una nave y capillas contrafuertes. También, se le añadieron de estilo neogótico su cabecera y su campanario. Leer más

,

Disfruta en la Jonquera de la gastronomía del Alt Empordà

La comarca del Alt Empordà se ha caracterizado desde tiempos ancestrales por la variedad y calidad de su productos del mar y la montaña, huertas, cereales, árboles frutales, setas, castañas, ganado y caza, aunados a pescados, mariscos, moluscos y demás frutos del mar, hacen que la gastronomía de mar i muntanya sea reconocida como la reserva gastronómica de Cataluña.

Los vinos de la DO Empordà son el complemento perfecto, ya que maridan a la perfección con los diferentes platos de esta rica gastronomía, son vinos de muy alta calidad logrados gracias al trabajo y esfuerzo de sus productores que ha logrado crear vinos con matices muy particulares, que se dan gracias a las condiciones geográficas particulares de esta región.

Platos como el arroz a la cazuela, preparado con arroz de Pals de calidad superior cultivado en la comarca y con ingredientes propios de la región es una verdadera delicia; el suquet de pescado preparado con el producto de la pesca diaria es también una delicia, junto a otros platos como el arroz con morcilla en caldo de pescado o el salteado de calamares con pulpo y tocino.

Las anchoas tienen un lugar especial en la gastronomía ampurdanesa, las más típicas son las anchoas saladas al bote; las cuales desde tiempo ancestrales son preparadas por las mujeres que añaden sal y pimienta a las anchoas recién pescadas, para luego amontonarlas en capas.

Los postres tienen un lugar especial en la gastronomía del Alt Empordà, entre ellos resaltan los Bunyols exquisiteces típicas de la época de cuaresma y Semana Santa y las manzanas de relleno de Vilabertran un postre exquisito que incluye un relleno con ingredientes como morcilla dulce,galletas, limón y azúcar caramelizado.

Museo de la Técnica de L´Empordá un viaje a la Revolución Industrial

El 27 de junio de 2004 se inauguró el Museo de la Técnica de L´Empordá, donde se disfruta de una colección que evoca la cultura de finales del siglo XIX, momentos de la Revolución Industrial. Es un museo ubicado en la ciudad de Figueres que fue creado gracias a que Pere Padrosa aportó su colección privada para sus muestras y por la colaboración de Margarita Pierre Mallol.

Pere Padrosa ideó fundar este museo en sus días más creativos y decidió establecerlo con su colección privada que estaba conformada por relojes y teléfonos antiguos, su máquina de escribir de época, máquinas de coser y estufas antiguas y otros objetos llamativos que contaban una historia, la gran mayoría muy interesantes.

Esta idea de crear un museo con su colección muestra la influencia en los cambios de la tecnología y la técnica de la época de la Revolución Industrial, la cual generó transformaciones políticas y económicas de todos los sistemas los productivos. Ahora, en este museo se exponen más de 3000 mil objetos de interés cultural y más de 16.000 piezas de la Revolución Industrial.

Se destaca una máquina lavadora que data de 1900 y también, un auto de 1908. La primera máquina de escribir que se usó en Europa la Malling – Hansen también se muestra en este museo. Uno de los objetos más llamativos son los relojes de péndulo y los Comtoise, al igual que artefactos como planchas y otros que dan a conocer lo memorable del siglo XIX.

El museo es un espacio donde sus visitantes logran observar las rápidas transformaciones que se han producido en la técnica y la tecnología de la Revolución Industrial, mediante muestras entrañables que son prácticamente una visita muy particular al pasado para descubrir cómo se ha venido evolucionando la realidad gracias al desarrollo tecnológico.

Ven a disfrutar de los deportes acuáticos en el pantano de Darnius – Boadella

Una de las actividades más divertidas que se puede realizar en Darnius es disfrutar de unos ratos muy agradables en el pantano de Boadella, un embalse formado por una presa en el río Muga y que abastece de agua a las principales poblaciones costeras de la comarca, así como al regadío de importantes áreas agrícolas.

El pantano está abierto al público y es la sede del Club Náutico de Darnius, se puede practicar una gran variedad de actividades acuáticas, entre ellas navegar en kayak, una interesante travesía por el curso del río Muga para descubrir las ruinas de un antiguo pueblo que quedó atrapado bajo las aguas cuando se creó el embalse. Leer más

Parc Bosc de Figueres, una parada verde del Patrimonio Arquitectónico catalán

El parque o Parc Bosc que se encuentra en el centro de la ciudad de Figueres, que se ubica en el extremo noreste catalán y es un centro muy accesible por la variedad opciones de comunicación. Es un parque-bosque que administra la municipalidad y que conserva por una parte, árboles agrupados en un estado espontáneo y salvaje y además, zonas de juegos infantiles y de deporte. Leer más

Leyenda del Convento de los Capuchinos de Figueres

El edificio del Convento de los Capuchinos de Figueres fue construido en el siglo XVIII y es referencia de la ciudad de Figueres una ciudad catalana multicultural donde más del 30% de su población es extranjera y un alto porcentaje pertenece a la etnia gitana.

Este convento se sitúa en una sala de artes escénicas dentro de una iglesia con un ornato muy sencillo que tiene tres capillas laterales y una cubierta con bóveda de medio punto. Su cubierta secundaria es de forma de media luna y proporciona luz natural a su bóveda principal.

Cuenta una leyenda local que unos frailes solicitaron alojarse por unos días en la Capilla de San Roque y dos días después llegaron dos capuchinos y realizaron la misma solicitud e informaron que llegaba una escuadra naval y que el ermitaño fue a cerciorarse pero nunca regresó y los capuchinos se quedaron en el lugar.

Desde 1548 se les solicitó a los capuchinos que se establecieran pese a la oposición de la orden de los franciscanos. Luego, desde 1753 se construyó el Castillo de Sant Ferran y en 1754 les dieron unos terrenos en el lugar y se empezó a construir el nuevo convento. En 1835 ya los monjes capuchinos se encontraban en el recinto, que luego se usó como almacén municipal.

Todavía se conserva la iglesia modificada pero con muchas huellas de varias reformas y están los restos de las diferentes dependencias y en buen estado. Igualmente, son estampas religiosas que se tratan con respeto por parte de su población de más de unas 46.000 personas y de la misma manera, por parte de los viajeros y turistas.

Se conoce que una nueva estructura se resolverá con materiales actuales y métodos y formas convencionales. Este convento de la provincia de Girona se encuentra cercano de ciudades como Beget, Cadaqués, Palamós, Narbonne y Perpignan. Entre otras localidades.